La cantidad de mails que recibo con dudas o, mejor dicho, inquietudes con respecto a la falta de deseo, a la desgana, al agotamiento de la imaginación en las relaciones sexuales… Uno de esos mails en mi bandeja de entrada, escueto pero conciso, dice lo siguiente: Cómo tener mas deseo, no soy muy deseosa algún truquillo.

Y puesto que me lo pedís muchas veces, voy a daros algunas ideas que, como siempre, tendrán que ser completadas con tu propia imaginación, con tu gracia personal, con todo aquello que sabes que le puede encantar a tu pareja… En fin. Lo que viene siendo “echarle un poquillo de sal al asunto”. Recoge alguna de estas sugerencias y hazlas tuyas.

ESO SÍ… Antes de ponernos manos a la obra, tengo que dejar claro que los milagros no existen. Por muchas recetas que yo pueda darte, tu trabajo tiene que estar ahí: tu interés, tu esfuerzo… Porque, sí, el sexo también requiere esfuerzo. Has de entregarte, de compartir. Importante también estar en forma porque, al fin y al cabo, las relaciones sexuales son puro ejercicio. Una persona completamente sedentaria va a estar menos predispuesta a probar cosas nuevas, a poner en marcha la maquinaria, que alguien activo y con energía.

Así que a darle un poquito de alegría al cuerpo y a ponerse la pila. ¡Vamos a ello!

  • Jugar a ser otro. Este juego tiene su gracia porque te permite “disfrazarte” y salir de la rutina de ser tú mismo/a. El mundo de los uniformes suele gustar mucho (enfermera, bombero, policía…), o del cambio de rol: si eres lanzado/a puedes hacer de persona tímida o al contrario… La cosa es cambiar un poco el aspecto habitual y lanzarse al juego.
  • Alimenta el deseo desde fuera de casa. Enciende la llama de una vez, creando una expectativa sobre lo que va a pasar cuando llegues a casa. Imagina lo que más le gusta a tu pareja en la cama y anúnciaselo vía whatsaap a lo largo del día: “te voy a hacer…” “esta noche vamos a…” También puedes ir calentando el ambiente con insinuaciones que le pongan a tono, como “me estoy acordando de…” “pienso en ti...” “me imagino haciendo…” Con esto tratamos de ir creando en la pareja una ilusión y las ganas de tener el encuentro sexual. Dale caña a la imaginación.
  • Ver porno juntos. Hay muchísima variedad. Podéis elegir lo que os apetezca. Si jamás se te ha ocurrido compartir esto con tu pareja te da corte plantearlo de repente, puedes usar la excusa de haber leído este post para curiosear con tu chico/a, “como quien no quiere la cosa”. Igual surge de forma espontánea que podáis ver una peli juntos por primera vez.
  • Cambiar de sitio. No siempre en la cama. No siempre en el dormitorio. Hay más lugares donde hacer el amor, en la casa y también fuera de ella. ¿Qué tal una noche de hotel de vez en cuando?
  • Cena romántica. Un recurso que casi nunca falla. Es muy típico, sí. Pero más que definirlo como típico (que queda un poco faltón) podríamos decir que es un clásico. Y de vez en cuando hay que echar mano de los clásicos para crear un ambiente romántico y de relax. ¿Por qué no una cena estupenda con unos disquitos de hace mil años?  Ya puestos, nos ponemos en plan revival.
  • Copita. El alcohol, en bajas dosis, ayuda a despertar la chispa. Si se te va la mano, entonces puede ser la ruina de la noche, pero con un par de copillas tus niveles de activación bajan, te relajas, dejas de controlar, te dejas llevar con más facilidad… Soltarse la melena de vez en cuando es fundamental en el sexo. Una noche entregado/a a la causa del desmelene también tiene su gracia y seguro que tu pareja lo agradece.
  • Seducción. No la dejes de lado. Aunque lleves un montón de tiempo con tu pareja, el juego de la seducción ha de estar siempre presente. Evidentemente no tienes a tu favor el ingrediente de la novedad, pero siempre puedes sorprender con el juego. Por ejemplo, haz esa cenita romántica de la que hablaba más arriba, y dale un toque morbosillo quitándote la ropa interior, o juega con tus pies por debajo de la mesa, colocándolos cerca de tu pareja (no doy más ideas…)

Todavía tengo más ideas, pero las dejo para un próximo post que si no esto se hace eterno y pesadísimo de leer. Tienes tarea de sobra para ir abriendo boca. No valen excusas. De estas 7 ideas alguna se puede ajustar a ti, ¡¡seguroooooooo!!

Dale caña y escribe algún comentario más abajo… Estoy esperando tus sugerencias “deseosas” para avivar la chispa en la pareja.

Besos mil!

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *