Añado una pregunta textual, que me ha llegado por mail esta mañana… De una chica un tanto desencantada con los hombres. Dice así:

¿Qué les pasa a los chicos de ahora? 

Soy una chica soltera, empezando a tener relaciones sexuales con hombres, después de una relación de pareja estable. He estado con dos chicos en los dos últimos meses, chicos de treinta y tantos años (que no se puede decir que sean unos inexpertos que empiezan…) y han sido dos relaciones sexuales bastante decepcionantes. Pero decepcionantes en la cama. Encantadores, divertidos, educados durante la cena, las copas, los amigos… ¡PERO! en el momento clave, una especie de arrebato de “aquí te pillo, aquí te mato…”  que no me gustaron nada. 

No soy una experta, de hecho me “obligué” un poco a dar el paso. No es que lo hiciera en contra de mi voluntad ni mucho menos, pero no me va el rollo de sexo de una noche. Bueno, la cosa es que quise lanzarme a la piscina y en las dos ocasiones salí dolorida!!! Ale! a desnudarte y ya ¡al lío! ¿No saben los tíos que a una mujer hay que estimularle antes de lanzarse a meter los dedos en la vagina? Fueron bruscos, impacientes y directos al grano. 

¿Dónde ha quedado ese rollo de seducción (sí, incluso en la cama!), de besos, caricias, toquetearse hasta ponerse a tope y dejar lo “gordo” para el final? ¡PUES NO! Los dos chicos, lo primero dedos a la vagina, magreo imposible, golpetazos contra las paredes, contorsionismo brutal… Quise irme a los diez minutos de empezar, pero no lo hice. Me dió palo pegarles el corte y decirles que se frenaran un pelo. Luego, por supuesto, no he sabido mucho de ellos. Es decir, que la cosa va de que el chico se ponga burro, se quede satisfechito y si te he visto no me acuerdo… Estoy alucinada. No es que quisiera nada más allá de lo que tuve (visto lo visto) pero no sé, un encuentro un poco más amoroso hubiera estado mejor…

Fueron dos chicos y los dos cortados por el mismo patrón en la cama!! Pueden ser dos casos aislados, claro está, pero lo peor es que lo he hablado con amigas mías y han vivido experiencias muuuuuuy similares… Súper desilusionadas también. No es que queramos un principe azul ni esas tonterías pero, hombre, un hombre sensible en la cama pues sí ¿no?

 ¿Es que sus madres no les han enseñado como se tiene que tratar a una mujer? Insisto. No soy una experta pero es que hay cosas que son de “primero” de “chico conoce chica” , ¿O estoy completamente desfasada?

atraccion-fatal_1

Pues hombre no. No estás desfasada, lo que pasa es que hay mucha desinformación en torno a la sexualidad todavía hoy. Parece mentira que esté diciendo esto a estas alturas. Y sí, hay muchísimas chicas a las que les está pasando esto, sobre todo con hombres jóvenes. Efectivamente, un chico de treinta y tantos años -presumiblemente- ya ha tenido suficientes relaciones sexuales como para saber qué cosas les puede gustar a la mujer, pero a veces se llega a esa relación sexual con mucha ansia o con unas copas de más, y la cosa se tuerce.

Para aquellos que sí desean saber cómo abordar una primera relación sexual con alguien desconocido, aquí van unos cuantos apuntes que pueden ser de utilidad:

  • No bebas demasiado. El alcohol desinhibe si se bebe lo justo, pero si te pasas de la raya corres el riesgo de que no sea una buena relación sexual y, además, te arriesgas a tener el famoso gatillazo (otro día te lo explico).
  • Una relación sexual salvaje puede ser increíble, qué duda cabe, pero no hay cosa que sea más evidente que dos personas que se tiran de los pelos mutuamente. ¿Esto qué quiere decir? pues que si tú estás como una fiera y ves que tu partenaire no te sigue la corriente, FRENA HOMBREEEEE!!! Es muy fácil: ha de cogerte el pelo, besarte con fuerza, desnudarte apresuradamente… Si eso no sucede, no lo hagas tú. Ve a su ritmo. Esto no quiere decir que un hombre siempre se tenga que acoplar a los deseos de una mujer, porque es una cosa mutua, pero es que es mucho más fácil ser suave y lento y bajar el ritmo que obligar a otra persona a ser arrebatadoramente salvaje si no le nace en ese momento. Es una cuestión de acople.
  • Se sutil: mira sus gestos, cómo te acaricia y besa, y acércate a cualquier parte del cuerpo que no sea su vulva. Si quieres una mujer realmente excitada (hay excepciones, POR SUPUESTO!) deja esa zona para el final, cuando has besado mucho, has acariciado mucho y has chupado mucho “otras” zonas. Sus ganas irán en aumento e, incluso, puede que sea ella misma la que coja tu mano y te la plantifique donde más le apetezca ser estimulada en ese momento.
  • Cuando acaricies la vagina, no metas los dedos y los muevas como si no hubiera un mañana, y menos si no has hecho el paso anterior. Eso puede resultar muy molesto, incluso doloroso. Piensa que tus uñas pueden arañar y causar pequeñas heridas en la frágil piel del interior de la vagina. Suaaaaveeeee…
  • Y tampoco te lances al clítoris. Incluso cuando se practica sexo oral, que es mucho más suave, por la humedad de la boca, estimular demasiado directamente el clítoris puede resultar molesto. Y si introduces los dedos en la vagina, a la vez que estás chupando o succionando (suavemente!), no lo hagas con movimientos bruscos. Es sencillo, levanta la vista para fijarte en su cara. ¿Tiene las piernas tensas, la espalda, baja las manos para quitarte “sutilmente”? Seguramente es que no le está encantando. Sin embargo, si notas su relajación, sus piernas “entregadas” a ti y su cara de placer, entonces es que vas por buen camino. Mira. Mira. Mira! Y cambia los movimientos, dejando de estimular el clítoris de vez en cuando para que su excitación sea máxima y esté deseando que vuelvas a ello. El orgasmo será mayor.
  • No te lances a las posturas del kamasutra. No sabes si tu pareja es flexible, si le estás haciendo daño, si LE GUSTA esa postura de porno total, si es una postura adecuada para que ella alcance el orgasmo… Recuerda que, por regla general, las mujeres necesitan cierto roce en el clítoris, incluso con la penetración. Favorece que la primera postura de vuestra primera relación sexual sea agradable para ella y que le ayude a llegar al clímax. Si esto sucede será mucho más fácil que haya una segunda oportunidad un rato después y quién sabe si ya en esa ocasión te has ganado a la arrebatadora apasionada que estabas buscando.
  • Besa. Besa. Besa. Abraza, acaricia… Da igual que la conozcas de dos horas o de 4 semanas. Es una mujer. Piensa en que la primera relación sexual siempre puede ser algo tensa, también divertida, pero siempre hay que estar pendiente del otro/a.

 

Muchos hombres consumen porno habitualmente y eso a veces se refleja en sus relaciones sexuales. Son más agresivas, más de probar cosas que de estar en el otro. Lo de probar es estupendo, siempre y cuando la otra persona entre enseguida en el juego y eso, como he dicho antes, se nota al instante. Mejor dejar a un lado la sofisticación de lo que “nos gustaría” y centrarnos en hacer bien el amor, disfrutar mucho ambos y recordar la noche con un escalofrío que recorra la espalda. Lo de la llamada de después ya depende de cada cual. Pero ese momento, ese justo momento en que tienes en tus brazos a alguien es de obligado cumplimiento mirarle a los ojos y entregarte a los deseos DE AMBOS.

Eso te convertirá en un/a amante excepcional y podrás tener muchas de esas relaciones apasionadas, de empotrarte contra las paredes, como en la peli de Atracción fatal, pero antes hay está lo esencial: escuchar hasta lo que no se dice. 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *