¿»Aprender» con porno? Noooo…

El porno, en todas sus variantes, es una opción perfectamente lícita para disfrutar del sexo. Claro que sí. El/la consumidor/a tiene, además, cada vez más oferta