Ten en cuenta que a través del mail puedo responder consultas muy sencillas, que no requieran trabajo en profundidad. 

La clásica de toda la vida: en persona. Tienes un problema que te preocupa y necesitas profundizar… Pues ésta es tu opción. Hasta que acabe la pandemia, la haremos por videoconferencia.

 ¡Me encanta esta idea! Imagina que reúnes a unos amigos y entre todos decidís preguntar todas vuestras dudas. O quizás prefieras estar  a solas o con tu pareja… Chatear y punto.