Foto de John Roche

Se me sale la gotilla cuando me hago pis… Es la típica frase que te podría llevar a reflexionar sobre si tu suelo pélvico tiene buen tono o no. El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que se encuentran en la base de la pelvis. Su  función es la de sostener el aparato digestivo, urinario y reproductor, es decir ahí entran en juego la vejiga, la uretra, el útero, la vagina y el recto. Tanto hombres como mujeres lo tienen pero es en las mujeres en quienes se hace muy importante tener buen tono muscular, ya que un suelo pélvico debilitado puede traer como consecuencia:

  • Pérdidas de orina y, con el tiempo, incontinencia.
  • Caída de los órganos (prolapso).
  • Orgasmos menos intensos o problemas sexuales.

Las mujeres que han parido, aquellas que han practicado deportes de alto impacto como running o voleibol, la menopausia o el estreñimiento son causas frecuentes de pérdida de tono muscular, por lo que el ejercicio enfocado a fortalecer esa zona es importante. De entrada, todas las mujeres deberían estar familiarizadas con esa zona desde que son niñas. Como siempre digo, coger un espejito de mano y mirarse la vulva es un ejercicio que se debería enseñar desde pequeñas. Conocerse, saber cómo eres en todas las partes de tu cuerpo para que luego al crecer, no nos resuene como extraño eso de tener que mirarte “tus partes”. Igual que los hombres se mantienen en contacto con su pene todos los días de su vida (es más obvio porque lo tienen colgando), las mujeres deberían estar familiarizadas también con cómo son sus genitales. 

Para trabajar el suelo pélvico hay unos ejercicios muy efectivos llamados “ejercicios de Kegel”, que toman el nombre de su inventor. Son sencillos: se trata de contraer la musculatura, como si tuviésemos la intención de contener el pis. Contraes y relajas. Empieza por 10 contracciones, tres veces al día.. sosteniendo la contracción unos 5 segundos y dejando otros 5 entre contracción y contracción. Es mejor hacerlos cuando estás haciendo algún ejercicio físico, para que sean más efectivos, pero lo bueno es que puedes hacerlos en cualquier circunstancia, porque nadie lo nota. Contrae y relaja ahora mismo. ¿Notas cómo se cierra el orificio vaginal? ¡Ahí lo tienes! También los ejercicios hipopresivos, que se han puesto tan de moda en los últimos años, dan excelentes resultados en el fortalecimiento de esa zona. Si trabajas con constancia poco a poco irás notando cómo aumenta la potencia de tu musculatura…

Lo notarás en las relaciones sexuales, durante el coito vaginal, pues tener un suelo pélvico sin tono implica que no hay fuerza en esos músculos y por tanto no puedan abrazar con fuerza el pene. La penetración no genera un roce vigoroso y la intensidad es deficiente. El hombre también lo suele notar. El placer disminuye porque cuanto más aprieta el pene tu vagina, más gusto para él y para ti también.

Haz esta prueba: introduce el pene de tu pareja en la vagina y contrae y relaja, sin hacer movimientos. ¿Qué notáis ambos? Vuelve a hacer la prueba tras unas semanas de ejercicio. ¿Notas diferencia? Lo notarás también en las relaciones sexuales. La contracción de la vagina durante el coito, mejora el orgasmo y reporta mucho placer al hombre también.

Ahora es fácil encontrar fisioterapeutas especialistas en trabajar el suelo pélvico y hay muchas mujeres que acuden a ellos, sobre todo después de parir. También hay tratamientos con radiofrecuencia que ayudan a reparar la zona y darle tono. También tienes la opción de las bolas chinas o aparatos concretos destinados a ayudar.  Hoy en día no hay excusa para tener los deberes hechos.

Así que ya sabes: si toses, estornudas o te ríes y sale la gotilla de pis… Es que vas necesitando un repasito en la zona baja de tu cuerpo. En el próximo post te enseño alguna de esas opciones para ayudarte a fortalecer. ¡A por ello 💪🏽!

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *