Practica la «buena» masturbación…

Comparte esto en tus redes

Hay cantidad de hombres que se han visto en la situación de no controlar la eyaculación en un momento determinado. Es decir, ese momento en que llega la inminencia eyaculatoria. Ya no hay vuelta atrás y en ese instante o el inmediatamente anterior, empiezas a desplegar -en cuestión de segundos- una serie de decisiones que casi nunca funcionan, porque tienen que ver con reducir la excitación pensando en otra cosa o parando en seco.

Para poder controlar esto es súper importante que detectes de qué te hablo: sientes una especie de pulsaciones que preceden al orgasmo, lo que se llama «punto de no retorno«. Son como una especie de latidos fuertes y presión en el pene que anuncian la eyaculación. Una vez lo tienes identificado, para controlarte y poder eyacular cuando te de la gana, tienes que aprender a manejar bien los músculos del suelo pélvico. Apretándolos debidamente, puedes ayudar a que la eyaculación se retrase un poquito y manejar el tiempo a tu antojo.

La idea es hacer lo mismo cuando te masturbes, es más, «entrenar» cuando te masturbes. Trata de identificar, de ser muy consciente de qué músculos tensas justo cuando vas a eyacular. Te darás cuenta de que pones en tensión las nalgas o arqueas levemente la espalda, o tensas los dedos de los pies… Incluso es posible que hasta el cuello esté tenso. Date cuenta de qué parte de tu cuerpo tensas y, a continuación, relaja todo. Y RESPIRA. Que no tenemos ni idea de respirar y la respiración es mucho más importante de lo que pensamos: relaja y atiende a tu respiración. Hazlo por la nariz…

Cuando consigas identificar los músculos que tensas y los relajes, vas a ser mucho más capaz de centrarte solamente en los músculos del suelo pélvico, que son los que tienen que trabajar y modular para controlar tu eyaculación. Por lo tanto, extremidades relajadas, músculo pubococcígeo bien localizado: aguanta tu erección mientras estimulas, durante unos 10 minutos, y cada vez que sientas que estás a punto de llegar a la eyaculación, escanea tus tensiones y relaja (respirando bien…) y, a la vez, contrae un poquito el suelo pélvico para retrasar. ⬅︎⇐⬅︎ Este ha de ser tu entrenamiento cada vez que te masturbes. Hasta que lo controles.

Cuando hayas trabajado esto varias veces y te visualices conscientemente, irás cogiendo el tranquillo y serás mucho más capaz de eyacular cuando tú lo desees, cosa que te ayudará enormemente cuando estés en pareja y tengas que ajustarte a las necesidades de tu amante.

Estos dispositivos que te traigo te pueden enseñar a hacerlo. Como ves, los tienes de muchos tipos y es interesante cambiar para adaptarte a diferentes situaciones, así tu «entrenamiento» será mucho más efectivo. Y, claro está, el posterior resultadoooooo… 🕺🏻

Te dejo link a la web donde puedes trastear y encontrar todas estas cositas que te muestro… https://eustore.tenga.co/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODCAST #33. El porno en los jóvenes

La pornografía consumida de forma inadecuada -como puede ser por niños o adolescentes- tiene un impacto brutalmente nocivo para su correcto desarrollo psicoafectivo. No le

Practica la «buena» masturbación…

Hay cantidad de hombres que se han visto en la situación de no controlar la eyaculación en un momento determinado. Es decir, ese momento en