Comparte esto en tus redes

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Hablamos de vibradores continuamente y cada muy poco tiempo encontramos una novedad, un avance, algo que hace diferente este modelo de este otro y yo, como buena curiosa que soy, investigo todas estas cosillas para enseñarte lo que me parece más interesante. En este caso me decanto por esta novedad muy ajustada a estos tiempos que corren: un vibrador 100% reciclable, fabricado con materiales biodegradables y ecológicos. Es completamente desmontable, para poder reciclar sus piezas por separado.

El vibrador funciona con la tecnología pleasure air, que, como su nombre indica, se trata de un airecillo sutil que acaricia el clítoris ( o no tan sutil, según prefieras de velocidad y tipo de vibración). Esto del «air» me parece una ventaja con respecto a otros estimuladores de clítoris porque la vibración es mucho menos intensa y es menos molesto. Los estimuladores que van tan directos al clítoris pueden llegar a estimular con una intensidad que resulte desagradable. No a todas las mujeres les va el ritmillo del estimulador directo (o, mejor dicho, el ritmazo). En cualquier caso, será cada mujer la que valore en sí misma qué es lo que más le pone en cuanto a caricias se refiere.

Este vibrador tiene dos cabezales de diferente tamaño, para ajustarse al clítoris y son de silicona, por lo que no es recomendable usar lubricantes de silicona. Usa cositas que tengan una base acuosa y lávalo después. Y una cosa importante, al ser desmontable, no es estanco, por lo que NO es impermeable ni sumergible. Cuidado con meterlo en la ducha.

Y, oye, también da en el clavo en todo lo que es packaging y acabados, que eso ahora también es un valor añadido. Prueba y me cuentas.

Te dejo web donde lo puedes encontrar, junto a un mogollonazo de cosas más: eroticfeel.

Un vibrador eco

Hablamos de vibradores continuamente y cada muy poco tiempo encontramos una novedad, un avance, algo que hace diferente este modelo de este otro y yo,

PODCAST

Lo de movilizar la parte baja de nuestro cuerpo es algo que casi no asociamos con la sexualidad. Es decir, que yo te digo que