Las cincuenta sombras del señor Grey comienzan a disiparse cuando conoce a Ana Steel, muy bien interpretada (por cierto) por Dakota Jonson, hija de Melanie Griffith& Don Johnson.

Las escenas sexuales, que han decepcionado tanto a la crítica en general, son un tanto suavonas, es verdad. Quizá si la cinta la hubiera firmado un Paul Verhoeven en sus tiempos o un Lawrence Kasdan al más puro estilo Fuego en el cuerpo, la cosa hubiera subido unos grados, pero lamentablemente se queda en contorneos de cintura, alzadas de pierna para no ver más allá de nuestras narices y caritas de placer. Punto pelota. Tampoco esperaba mucho más porque la novela, sinceramente, tampoco me pareció nada del otro mundo.

Nos quedan dos entregas más. Si se confirma la deserción de la directora Sam Taylor Johnson, para las próximas entregas, a lo mejor conseguimos ver un polvete de ascensor al estilo Atracción fatal. No sé yo. Pese a las quejas de la autora por lo soft de las escenas de sexo, me da en la nariz que lo de la fusta en pleno clítoris no será de recibo mostrarlo en una la peli de género erótico en factura mainstream Hollywodiense. ¿Qué esperamos de los actores, que usan dobles de cuerpos para que los veamos más guapetones? Eso de mostrarse a tumba abierta lo veo yo más en una Julianne Moore o Kate Winslet. Supongo que habrán firmado contratos de lo más blindados. Y pese a las opiniones de la señora autora, yo creo que la película recrea muy bien la novela: frialdad y guapura en él, e ingenuidad en ella.

Para mi, los actores están perfectamente elegidos. Vamos a ver qué nos deparan las futuras entregas…

 

 

Subscribe To Our Newsletter

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!