¡Riéte! Pero no de tu pareja (¡ojo!)

Comparte esto en tus redes

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Cuando las cosas no salen como uno espera, hay que procurar tomarse las cosas con humor. Es la mejor forma de romper el hielo, de cortar la tensión… A veces, el preservativo se resiste y se baja la erección, algún ritmillo no encaja y hay que acompasarse, o ella no está lo suficientemente preparada para ir al grano…,

En fin, que pueden surgir infinidad de pequeños contratiempos que, según se tomen, arruinan el encuentro sexual o lo enriquecen, si la cosa se toma con sentido del humor.

Quitemos hierro al asunto y en vez de tomar los contratiempos con la gravedad con la que a veces nos tomamos el sexo, la mejor receta es dar poca importancia y reirse. Parar unos minutos, hablar de ello sin agobios y seguir adelante con naturalidad.

Parece un gran tópico, sí (posiblemente lo es) pero la risa es el mejor antídoto para darle la vuelta a la tortilla. La risa erotiza, cambia la perspectiva, quita hierro al asunto… Y ayuda a que las cosas fluyan desde otro lugar.

¿Es momento de chistes? Hombre, depende. Cada persona tiene que valorar a quién tiene delante, y tampoco hay que pasarse de gracioso/a, pero no tomarse demasiado en serio el sexo ( y a uno mismo) puede ayudar a que éste sea maravilloso, placentero y divertido.

Una frase más de Regina Brett (mirar el post de «respira…»): No te tomes tan en serio. Nadie más lo hace. 

#PODCAST 17. DISCUTIR BIEN EN PAREJA

Con mucha frecuencia nos enzarzamos en discusiones que podríamos evitar si supiéramos gestionarlas. Reprochar a la pareja, echar mano del saco cosas que ya pasaron

El amor hay que currárselo

Igual es el momento perfecto para plantearse cambios parejiles que te lleven a mejorar. ¿Qué tal un cambio de actitud ante las personas que tenemos