Comparte esto en tus redes

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Me encanta este libro. Está escrito con sencillez, claridad y tiene mucha información interesante. 

Aparte de que no se corta un pelo, dicho sea de paso. Su autora, Jüne Plâ, es diseñadora de personajes para videojuegos y fruto de su propio aburrimiento sexual, se dedicó a ilustrar con dibujos toda una gama de posibilidades eróticas al margen de la penetración, dejando este libro como testimonio.

Uno de los temas que más dudas genera, que más bloquea y que más mitos abarca es la penetración. El puro coito, vamos. Hemos aprendido que la penetración es el cúlmen de la relación sexual, lo más importante, placentero y completo. Y si no hay coito parece que la cosa no está del todo “conseguida”. Las mujeres anhelan tener un orgasmo mediante la penetración y los hombres también creen que si no llegan al orgasmo de esta manera, es porque algo malo está pasando. Esta creencia tan errónea, da paso a la preocupación, los cuestionamientos, sesiones de terapia y frustraciones varias. 

Muchas veces hablo con mi paciente: Vale. Justo cuando vas a meter el pene en la vagina se te baja la erección. Y yo te pregunto ¿qué pasaría si dejas de intentarlo?-

Me mira con extrañeza. Pero, entonces, mi pareja se queda insatisfecha, siento que fallo como hombre, la relación se queda como sin terminar…- 

Entonces yo insisto y digo: -Bien. Ahora no te hago la pregunta, te lo ordeno (en plan Señorita Rotenmeyer…): deja de intentar la penetración. Es el momento de aceptar que no puedes realizar el coito, así que olvídate de que existe y empecemos de cero: ¿Qué es lo que te gusta hacer y que te hagan? ¿Y  a tu pareja?- (Recuerda, no existe el coito en el abanico de posibilidades).

Entonces ahí empezamos a trabajar. Sin la presión del coito. Tenemos manos, lengua, pechos, pene también aunque no pueda penetrar, pies, boca… ¿Qué podemos hacer con todo esto? Pues de todo, señores/as ¡de todico!  Sería un ejercicio maravilloso y divertido a la vez, dejar por un tiempo aparcado el mundo coito en nuestras relaciones sexuales, sólo para experimentar otras formas que apenas sí conocemos y que te pueden llevar a a gozar como nunca imaginaste. Aparte de abrirte a la creatividad y salir del mero Sota, Caballo y Rey; notarás como tu mundo sexual se expande. Una vez que hayas dejado entre paréntesis el coito por un tiempo, podrás volver a ello con muchas más estrategias y técnicas mejoradas.

Este hombre que tiene dificultades para realizar el coito, cuando deja a un lado la tensión de “tener que”, se relaja. Refuerza su autoestima, ve que es perfectamente capaz de proporcionar placer a su pareja sin necesidad de coito, porque ha abierto la mente (y el cuerpo) a experimentar de otra manera. Y por supuesto, ¡oh maravilla!, de repente un día realiza el coito sin problema. Hemos descentralizado toda la atención puesta en su pene y la hemos repartido por todo el cuerpo, de manera que cambiando el foco de la penetración hacia otro lado, consiguiendo que se abra a todo un mundo de posibilidades.

Esto mismo es lo que plantea el libro de Jüne Plâ. Con un despliegue de fabulosas ilustraciones, plantea todo tipo de técnicas y posibilidades a desarrollar en el mundo erótico, sin pasar por la casilla de la penetración. Ole 💃🏻. Date un paseíto por este libro, que como regalo navideño me parece un planazo. Igual si se lo regalas a él/ella, quedas como un Rey (nunca mejor dicho…)   

Seguro que te desvela alguna que otra cosita que no conocías…

#PODCAST 17. DISCUTIR BIEN EN PAREJA

Con mucha frecuencia nos enzarzamos en discusiones que podríamos evitar si supiéramos gestionarlas. Reprochar a la pareja, echar mano del saco cosas que ya pasaron

El amor hay que currárselo

Igual es el momento perfecto para plantearse cambios parejiles que te lleven a mejorar. ¿Qué tal un cambio de actitud ante las personas que tenemos