Comparte esto en tus redes

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

La masturbación femenina deja de ser tabú para abrirse y reivindicarse definitivamente. Siglos de represión que van quedando atrás gracias a charlas, talleres, terapias y, sin lugar a dudas, juguetes eróticos que han roto muchas de las barreras que se tenían en torno a este tema.

La bomba que supuso la irrupción de los estimuladores de clítoris, tipo Satisfyer y parecidos -que rompieron todas las previsiones de ventas- seguramente es lo que ha propiciado que se acelere el acercamiento a esta práctica, tan mitificada para las mujeres, y que se abra el melón de manera definitiva. De golpe y porrazo, mujeres que nunca habían sentido orgasmo han descubierto que con la estimulación adecuada el orgasmo sí llega y que no es necesario delegar en las parejas la responsabilidad de tener que darte placer. ¡Gran descubrimiento!

Y ahora que sabes de sobra que el placer debería experimentarse también a solas, es el momento de pasar a la siguiente pantalla y ponerlo en práctica. Es decir: regalarte momentos de intimidad para conocer bien tu cuerpo y sus reacciones a diferentes estímulos. El hombre tiene un contacto permanente con su pene y pocos detalles se le escapan con respecto a su anatomía, algo que no sucede igual en las mujeres.

¿Conoces bien tu vulva? ¿Sabes cómo es tu entrada de la vagina? ¿Cómo es tu clítoris?  

La oferta de productos eróticos cada vez es más amplia. Los vibradores, más y más sofisticados (y “especializados”, podríamos decir ) te van a permitir disfrutar en tiempo récord, cosa que seguro nos encanta peeeeerooooo por poner alguna pega (que no todo es perfecto…), hay algo que tampoco deberíamos perder de vista en el mundo masturbación, que es… chan chan, chan: el tiempo. Sobra reiterar que los juguetes tienen su excelente utilidad (la cara) pero también tienen su parte menos atractiva (la cruz), que es que hay que procurar dosificar.

Es importante jugar a otros ritmos de vez en cuando, ya que si tú te acostumbras a tener un orgasmo en dos minutos nada más empezar la estimulación, será más difícil que disfrutes plenamente una relación sexual en la que tienes que invertir tiempo sí o sí, porque la persona con la que compartes no es una máquina. A la sexualidad hay que darle tiempo, dedicación, abrir todos los sentidos y explorar.

Hoy me traigo a este artículo un objeto que le da la vuelta por completo al concepto vibrador y creo un dildo de piedra. Sí, como lo oyes. Una varita hecha de piedra, con sus concretas propiedades, para volver a la idea de poner en nuestra sexualidad más consciencia y calma.

Slow sex, como su nombre indica… tómatelo con calma

El camino del slow sex se abre paso en contraposición al mundo acelerado que nos acoge y que nos tiene fritos. ¿En qué huequecillo de mi estresada vida meto la relación sexual con mi pareja? A saber… Y si hay relaciones sexuales, nos vamos al mundo coitocentrista en el que manejamos el sota, caballo y rey a las mil maravillas. ¡¡¡ME ABURROOOOOOO!!! es uno de los gritos de guerra de la juventud de hoy en día. ¿Quieres tener relaciones de calidad? Date tiempo. ¿Quieres conectar verdaderamente con el otro? Conecta primero contigo.

Me he topado con esta firma: Saktion. Prescinde de cables y pilas, para esculpir piedras naturales con forma alargada, enfocadas a experimentar la masturbación de una manera más consciente. Y es más consciente porque el tipo de estimulación depende completamente de ti y de tus movimientos, el contacto y la presión que tú misma manejas y controlas (o tu pareja, claro está). No se trata de una máquina que lo hace por ti, sino que es tu implicación personal, tu curiosidad y tus ganas las que van a generar la chispa. Tiene su puntirri, ¿eh?

Si lo decides probar, por favor, por favor, ¡¡¡por favorrrrrrr!!!🙏🏼🙏🏼 cuéntame tus impresiones…

www.saktion.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿A qué huele?

Esto del olor de los genitales es un tema que respondo una y otra vez en los mails que recibo y que casi siempre tiene

PODCAST #22. Deja con estilo

Ahora se ha puesto muy de moda esto del Gosthing, que es una modalidad de «dejada» (desapareciendo del mapa), que es bastante lamentable. Apelar a