Hablemos de las mujeres y del orgasmo, y de por qué a tantas de ellas le cuesta alcanzarlo:

En general, hombres y mujeres tenemos una idea del orgasmo que es muy limitada y, por lo tanto, limitante. Y lo es porque creemos que el orgasmo es una experiencia más bien corta, que dura unos segundos y que se llega a ella tras una excitación elevada. Se libera esa energía y ya. Esta creencia tan limitada reduce en exceso la experiencia de lo que abarca toda la excitación femenina. De entrada, no todas las relaciones tienen que acabar en orgasmo. Sí, es lo deseable, pero no tiene por qué ser la meta a conseguir.

🖐🏼  Y es precisamente esa «meta a conseguir», lo que yo calificaría como una de las primeras limitaciones que nos ponemos: “TENER QUE”. Es decir, el objetivo.

Después viene todo lo demás.

Pensemos en todo el proceso de excitación de la mujer: hinchazón, flujo vaginal, contracciones vaginales, hormigueo… Todas esas sensaciones contribuyen al disfrute, pero la mujer las descarta porque no son la idea que tiene del orgasmo y, por lo tanto, tiende a reducir la experiencia a la mera genitalidad. Es decir, todo concentrado «ahí abajo», de manera que marcamos límites muy precisos para disfrutar del momento. Si sólo estás centrado/a en el resultado, perderás de vista el proceso.

👉🏼  Otra limitación: Una parte de la mente siempre vigilante y alerta. Para obtener un disfrute pleno que lleve al orgasmo, es muy importante conseguir una relajación plena, que te ayude a sumergirte en el cuerpo, que te permita vivir las sensaciones desde dentro, no como una mera espectadora. Se trata de sentir, de ser capaz de percibir ese hormigueo, esas contracciones suaves de la vagina, esas sensaciones de excitación. Hay que dejar de pensar para entregarse a sentir.

👉🏼 Limitación por excelencia: el dichoso empeño en el coito. Creemos que si no hay el orgasmo a través del coito, algo no va bien. Muchas parejas creen que si tienen que estimular el clítoris al mismo tiempo que sucede el coito, la relación será más incompleta. Pues aunque me repita más que el ajo, lo vuelvo a decir en negrita: la mayoría de las mujeres tienen que tocar el clítoris para alcanzar el orgasmo y solamente con la penetración, si no hay estimulación del mismo, no pueden tenerlo. No es una anomalía, es la más pura normalidad. Los movimientos de penetración pueden no ser suficientes, si estos no rozan el clítoris por su parte más externa. Con algunas posturas, el propio cuerpo roza el clítoris y es suficiente, mientras que con otras (como podría ser la postura del «perrito»), será necesario usar las manos para frotar el clítoris.

¿Quieres tener un orgasmo, o que tu pareja lo tenga contigo? Estimula el clítoris.

A veces no lo haces por pura vergüenza a autoestimularte o a pedírselo al compañero/a con quien compartes el momento, de manera que eso se queda ahí encerrado, alimentando la creencia errónea de que tú no puedes tener orgasmos. No es verdad. Recuerda que para disfrutar hay que soltarse. Todas las mujeres pueden tener orgasmos. Prueba primero a solas: mírate, tócate… ¿reconoces todo lo que ves? Cierra los ojos y siente. Empieza con tus manos y, si quieres, prueba también con algún juguete. Los juguetes pueden ser muy útiles para desbloquear esas creencias tan cerradas sobre tus «incapacidades», pero siempre insisto en que nuestras manos son importantísimas porque te ponen en contacto con tu propio cuerpo, con la piel. Hay que probar a «sentir» con las manos. Si bien es cierto, el juguete puede ser muy útil para aquellas mujeres que están convencidas de que ellas no «pueden» tener orgasmos, porque la potencia del vibrador es bastante efectiva y puede ayudar a desbloquear esa supuesta imposibilidad. Al tener el orgasmo, o las sensaciones (que seguro tendrás), se rebaja la tensión y  podrás constatar que ese mecanismo de penetración+clítoris, surte efecto. No te quedes anclada solamente en el coito y toca más teclas…

De paso, te doy una idea juguetil: OSÉ 2. Ojo, te voy a mostrar un aparato altamente potente y sofisticado que estimula ¡vagina y clítoris a la vez! Rebuscando en esta web interesante, me topé con los juguetes de Lora DiCarlo, de alta gama, y me lancé a pedirlos para mostrar sus bondades. En este artículo os muestro éste, para ilustrar lo que os comento de la penetración unida a la estimulación del clítoris.

 

 

En concreto, Osé ha sido premiado y elogiado desde su creación y recrea los movimientos del cuerpo, boca por un lado y dedos dentro de la vagina para explorar la zona del punto G, a través de diferentes estimulaciones y velocidades.

Eso sí, recuerda que los juguetes aportan riqueza a la relación sexual, sí, pero pero esto lo tienes que poner tú, despejando la mente, abriéndote a las sensaciones y tirando a la basura esas creencias que te bloquean hasta el infinito y más allá.

Os dejo reflexionando acerca de mis sugerencias y echando un ojo a esta pequeña joyita del mundo erótico femenino… (y a compartir con el masculino, ¡of corsé!)

En el siguiente post, os sigo hablando del orgasmo, ¡que todavía me queda chicha que contar! 🤓

 

 

Subscribe To Our Newsletter

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!