Comparte esto en tus redes

Si hace unos años nos hubieran dicho que podríamos tener a nuestro alcance todo tipo de productos enfocados al autoplacer y que iríamos a cualquier tienda sin ir medio «a escondidas», o que hablaríamos de ello con toda la naturalidad y que la oferta sería practicamente ilimitada… No nos lo creeríamos. ¡Y así es! Casi cada día del año podría mostrar un objeto dedicado al autocuidado sensual o sexual y cada cual distinto, aunque compartan características. Los vibradores han tomado un enorme protagonismo en nuestras expresiones sexuales. ¿Quién no ha regalado un aparatejo gracioso a algún amigo/a o a su pareja? O, ¿por qué no a uno mismo/a?

En concreto las mujeres estamos de suerte porque se crean cantidad de juguetes al servicio de nuestro placer. Por fin hablamos del clítoris. Por fin le damos el espacio que merece, los mimos, la atención… Ese órgano increíblemente poderoso, puesto por la madre naturaleza con el único fin de darnos placer. Siempre estuvo ahí, pero oculto, ha sido el eterno innombrable, intocable, nunca representado en los libros… Simplemente silenciado o, en algunas culturas, salvajemente extirpado. Y ahora, ahora por fin, las tiendas físicas y on line se inundan de gozosos aparatejos para jugar. Hoy muestro Iroha, una marca especializada en Femcare y Femtech que son términos creados hace pocos años y que hacen referencia al «cuidado femenino», el primero, y a la mezcla entre «lo femenino» y la «tecnología» en el caso del Femtech. Estos vibradores que tanto me han gustado tienen una textura gozosa. No se me ocurre describirlos de otra manera: hay que tocarlos. Es una silicona suave y blandita a la vez y con un poderoso vibrador en su interior, sumamente silencioso. Es impermeable y podrás usarlo en la ducha.

Y no sólo hablamos del clítoris, ojo, con un vibrador en la mano, echadle imaginación porque las posibilidades son… ¡muchas!

Este tipo de vibradores son, además, especialmente efectivos para las personas que pueden tener algún tipo de rechazo a los juguetes sexuales. Poco a poco vamos cambiando la mirada hacia estos productos, como he dicho al principio del artículo, y vamos integrando que también algo externo puede formar parte de nuestra sexualidad. Este tipo de juguetes con formas que no recuerdan a un pene o a los genitales en general, pueden ayudar a soltar esas viejas creencias que ya no nos aportan.

¡¡¡Hay que probar estas maravillitasssss!!!

¡¡¡Directos al placer!!!!😜

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aceites reafirmantes del busto de Alqvimia

¡Tetas arriba!

El grito de guerra de Midge Maisel y su representante, Susie Myerson, en La Maravillosa Sra Maisel es ¡tetas arriba! con el fin de darle

PODCAST #33. El porno en los jóvenes

La pornografía consumida de forma inadecuada -como puede ser por niños o adolescentes- tiene un impacto brutalmente nocivo para su correcto desarrollo psicoafectivo. No le