Sexo anal: disfrútalo bien. PARTE II

Comparte esto en tus redes

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Como he dicho en el anterior post, la limpieza es fundamental. Por eso comentaba que la práctica del sexo anal no conviene improvisarla.

 Por supuesto por la limpieza pero también es que a veces será imposible practicarla si no ha habido evacuación previa al sexo. Lo intentas pero no se puede. Así de simple. 

En este post os voy a adjuntar un documento que es estupendo y que lleva a un croquis explicativo sobre cómo limpiarse bien «antes de». De hecho se titula «cómo limpiar tu culo antes del sexo anal», así que ¡más claro, agua! (nunca mejor dicho…) Veréis que el texto está dirigido a los hombres, pero es porque está publicado en una página de temas sobre la homosexualidad. Las recomendaciones sirven exactamente igual para las mujeres. Me da un poco de rabia que justo lo que os remarco sobre no relacionar el sexo anal con la homosexualidad se contradiga un poco con este link que va directo a una página para mundo gay, pero es que es la explicación sobre la limpieza que más me ha gustado. 

Y yo, haciendo gala de mi insistencia y pesadez habituales, REPEAT: El sexo anal es una práctica sexual que no entiende de «Orientaciones». La puede practicar todo quisqui y no significará nada más allá de que gusta y resulta placentera. Este es el enlace del que os hablo. 

A modo de resumen os diré que hay que limpiar el recto con una perita de agua o con otros artilugios específicos para ello. Hay dos tipos de limpieza, una rápida y otra completa, que lleva mucho más tiempo y dedicación. La limpieza completa no conviene hacerla con mucha frecuencia porque se pueden destruir los bichillos buenos que tenemos en el colon, encargados de protegernos de infecciones. La limpieza se lleva por delante la flora intestinal y no hay que abusar. Con una limpieza algo más sencilla puede ser suficiente para llevar a cabo una relación sexual sin que se presente ningún imprevisto desagradable.

A probar y, ya sabéis, libertad para elegir lo que os gusta y lo que no. No eres más moderno/a ni más abierto/a si pruebas el sexo anal. Si no te apetece, pues tan estupendo. Comunícaselo a tu pareja abiertamente y si no lo entiende, «¡que se peine!»

¡Escribidme comentarios y mails! Besacos. 

#PODCAST 17. DISCUTIR BIEN EN PAREJA

Con mucha frecuencia nos enzarzamos en discusiones que podríamos evitar si supiéramos gestionarlas. Reprochar a la pareja, echar mano del saco cosas que ya pasaron

El amor hay que currárselo

Igual es el momento perfecto para plantearse cambios parejiles que te lleven a mejorar. ¿Qué tal un cambio de actitud ante las personas que tenemos