La práctica del sexo anal cada vez está más generalizada entre hombres y mujeres. Genera morbo y dudas casi a partes iguales. Los hombres heterosexuales tienen dudas, las mujeres pichí pichá y los hombres gay lo tienen totalmente normalizado. Lo que está súper demostrado es que la estimulación anal es placentera, al margen de los gustos personales de cada cual.

Lo que pasa es que a la hora de pensar en el sexo anal hay muchos “peros”…

Hombre ➡️ Me gustaría probar pero ¿no será que soy gay?

Mujer     ➡️ Mi pareja quiere hacérmelo a mí pero ni hablar de hacérselo yo a él.

Mujer     ➡️ Mi pareja fantasea con el sexo anal pero me preocupa que tenga gustos homosexuales.

Ambos   ➡️ Queremos probar pero no sabemos cómo…

Y como éstas, muuuuchas más dudas que invaden nuestras cabecitas. Lo más importante es decir que la práctica el sexo anal no corresponde a ninguna orientación sexual concreta. Ano tenemos todos, independientemente de nuestros gustos sexuales, y todos con sus correspondientes terminaciones nerviosas. Esto quiere decir que es una zona sensible a la estimulación erótica y juguetear por esa zona no demuestra ningún tipo de “desviación”. Zona erógena sin más. Los hombres homosexuales lo practican más porque no tienen otro orificio para practicar el coito y por eso está tan generalizado. Normalicemos esto de una vez y dejad de preocuparos, hombres y mujeres heteros que dudáis sobre el tema.

Dicho esto, también os digo que no es obligatorio probarlo. Si no te llama la atención, pues a otra cosa mariposa. Os voy a dar algunos consejillos básicos para hacerlo correctamente y que no os encontréis con sorpresas desagradables. Porque eso sí, hay que prepararlo. La espontaneidad en esta práctica no es buena receta.

Como sabes, en el ano hay cantidad de bacterias fecales, por lo que es básico limpiar bien la zona antes de tener sexo. Eso por un lado, y por el otro tienes que ser muy consciente de que se pueden producir fisuras en el intestino, por lo que se pueden colar esas bacterias y otros contaminantes que provoquen infecciones graves. El VIH, VPH, sífilis, herpes genitales, gonorrea, hepatitis, etc. Son algunos ejemplos. Por esta razón es fundamental el uso de condón si no sabes bien la procedencia sexual de tu compañero de cama. 

Cositas importantes:

Condón. Si no tienes pareja estable, imprescindible. Por todo lo que ya he dicho arriba. Lo repito: CONDÓN. Esta es la práctica de más riesgo para contraer una ITS (o ETS, como prefieras llamarlo). Las pequeñas heridas o desgarros son frecuentes al realizar el coito y esa es la vía de entrada perfecta para las infecciones. Recuerda el VIH, que se transmite a través de la sangre.

Relajación. Es muy importante para evitar el dolor. El recto, que es la parte final del intestino, es un músculo que se contrae fuertemente para retener las heces y si está muy contraído, la penetración será dolorosa. Hay que tomarse tiempo y dedicar un buen rato a los juegos previos. Besar, usar la lengua y las caricias en la zona, ayudará a relajarla. En este caso, el jugueteo inicial es fundamental y más si son las primeras relaciones sexuales en las que se estimula esta zona.

Lubricantes. El lubricante es básico para la penetración anal, puesto que el  ano no tiene lubricación natural. Existen también lubricantes que son dilatadores y ayudan un poco para la inserción. Lo mejor es que te aconsejen en la tienda donde lo compres. Recuerda que si usas condones, tienes que elegir lubricantes que no dañen el látex.

Por último, la limpieza. Es importantísima. Dejo este punto para otro post. En la segunda parte os lo explico.

¡¡Por ciertooooo!!! Si hay hemorroides o fisuras ya existentes en el ano, es posible que tus relaciones sexuales anales no sean posibles. Es recomendable no forzar porque podrías empeorar la situación y hacerte lesiones más graves. Si duele mucho, lo mejor es dejarlo.

3 thoughts on “Sexo anal: prepararlo bien. PARTE I

  1. No creo que los pensamientos de los hombres sea ese. Muchos hombres les atrae esta idea porque saben que el agujero es más pequeño y cuando buscan eso (yo creo) que no dudan en su sexualidad.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *