Parece que el mundo del vello en la zona púbica pasa por sus horas más bajas (nunca mejor dicho). El tema de moda es lucir genitales pelones. Aquellas mujeres desnudas que fotografiara el maestro Helmut Newton, con sus perfectos triángulos oscuros, han pasado a mejor vida. No nos gusta el pelo en las partes nobles. La tendencia del momento es que la entrepierna luzca como el culito de un bebé (qué contradicción).

Este verano me entrevistaron en relación a un programa que se emite en Cuatro, llamado Adán y Eva, que consiste en que una persona conviva unos días con otras personas en una isla -y en pelota picada- con el fin de encontrar su pareja ideal. La cosa es que en la susodicha entrevista me pidieron que valorara esa cosa moderna del despeluche genital. Al parecer, de todo el elenco de mujeres que se había presentado para el concurso, solamente una tenía vello en el pubis. El resto de mujeres estaban todas depiladas y la mayoría de los hombres también.

La chica que me hacía las preguntas comentaba si estaba deacuerdo con ella en que el tema de la depilación es una cuestión de higiene, a lo que respondí con un rotundo NO. No, no es una cuestión de higiene. No por tener pelo eres menos limpio/a. El vello en los genitales cumple sus funciones-, dije.

El vello es la evidente señal de la llegada de la madurez sexual (es decir, creces y sale el vello).  Por otro lado, el pelo tenía en sus orígenes la función de preservar de las bajas temperaturas, cosa que en la era moderna ha quedado solventado por la ropa interior y ropas de abrigo a nuestro total alcance. Otra razón de la existencia de vello es la de proteger, en el caso de las mujeres, de la entrada de agentes patógenos en la vagina, es decir, proteger de posibles infecciones. También el pelo sirve para proteger de los roces que se producen durante las relaciones coitales, el roce de los pantalones ajustados y así evitar irritaciones, etc.

Efectivamente, todas estas razones no condicionan en nada el hecho de que podamos prescindir de nuestro jardín particular, sin que nos sobrevengan infecciones aparatosas e irritaciones molestas, pero al menos justifican el hecho de que la madre naturaleza nos haya dotado de esos pelillos, tan valorados antiguamente. Luego está, claro, la cuestión estética.

Por supuesto, sobra decir que el hecho de conservar el vello en los genitales es una opción personal tan válida como la de quitárselos, pero tampoco dejárselo tiene nada que ver con falta de higiene. Faltaría más. Cada vez oigo más ese absurdo comentario.

Tanto se lleva ahora el “temita genital pelado” como se llevarán mañana las barbas en el mismo… así que ojito con las depilaciones permanentes en la zona porque las modas van y vienen con la rapidez de un rayo. Casi mejor un tironcillo de cera cada equis tiempo, no vaya a ser que la cosa del pelo se vuelva a imponer y haya que echar manos de bisoñés “bajiles”… No nos extrañemos de nada. Vivimos tiempos convulsos. De dudas. De indecisiones. De rarezas varias y variadas. De probar muchas cosas y no decidirnos por nada. El rasurado de hoy puede ser la melena de mañana.

No nos confiemos…

8 thoughts on “Depilación genital, de moda

  1. Pues si, totalmente de acuerdo, soy profesional del tema, desde hace infinidad de años me dedico a dejar los bajos brillantemente depilados, pero sí que es cierto,que además de las modas, cuando mis clientes me piden depilación integral definitiva, existen otros factores de peso para recomendarles dejarse “una muestra” de pelo. El principal motivo es que una veinteañera con sus “labios” rosaditos, carnosos y sin rastro de pelo parece la prota de la mejor peli manga, pero los años y la gravedad hacen estragos!! El carnoso se vuelve colgandero(ya sea colgandero de pavo o de canicas en una bolsa del ahorramas), el rosado deja de ser rosa para ser marrón oscuro, las episotomias te lo parten en dos… Y lo que era una belleza se convierte en algo menos lustroso, que con un poquito de pelo(no son necesarias barbas de hipster) se camufla y la dignidad se mantiene!!
    Mi recomendación: integral definitiva para zona perineal, pero con un “peluquillo”de muestra(quitable con cera o rasurado a gusto del consumidor). Saludos..

  2. Qué acertada esa frase final “…De probar muchas cosas y no decidirnos por nada…” Pero apuesto a que cualquiera que haya probado ese despeluche genital nunca más volverá al largo natural de su vello de no ser por dejadez

Deja un comentario

Tu email no será publicado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest